Almotive convierte coches normales en vehículos autónomos económicos

0
153
Vehículos autónomos económicos

El objetivo de Almotive, es convertir tu vehículo habitual en un coche autónomo instalando cámaras e inteligencia artificial.

Mountain View parece ser un terreno de pruebas para la conducción autónoma. Y es que, no sólo circula por las calles el coche autónomo desarrollado por Google. La compañía Húngara Almotive, ubicada en la zona, ha fabricado tres vehículos autónomos.

No obstante, sólo parecen compartir la carretera, ya que su sistema de conducción automática se diferencia bastante del resto. La mayoría de empresas dependen de un radar denominado “Lidar” capaz de percibir la profundidad y detenerse ante obstáculos. Se trata de un sistema muy eficaz, a la par que muy caro.

Almotive pretende conseguir el mismo efecto instalando cámaras en coches normales, y combinándolo con inteligencia artificial. El precio de fabricación se reduciría considerablemente comparado con el sistema usado hasta ahora, de unos 70.000 – 100.000 dólares a tan sólo 6.000 dólares.

El CEO de la compañía, Laszlo Kishonti, ha explicado que “el sistema del tráfico se basa en un sistema visual”. Pretende trasladar la habilidad de los humanos de ver lo que los rodea, a los coches, “y la única manera de hacerlo es con inteligencia artificial.”

Uno de los tres coches sin conductor, pioneros en este nuevo sistema, es un Toyota Prius. Tiene 4 cámaras de ojo de pez que rodean el vehículo, junto a un sistema de cámara dual que enfoca delante y detrás. En el maletero se encuentra el motor del sistema, un ordenador de alta potencia que une las imágenes enviando una recreación 3D del entorno. 

Aquí entra en juego la inteligencia artificial, que se emplea para interpretar el entorno para que el sistema reaccione ante los obstáculos que lo rodea.

El único inconveniente es que, el coche está limitado a reaccionar ante lo que ve, al igual que los humanos. Por lo tanto, en situaciones con abundante nieve o niebla operaría peor.

La ventaja es que el vehículo sería capaz de reaccionar a imprevistos, ya que como los humanos, sería capaz de observar y responder ante obstáculos. Esto significa que podrían detectar y reaccionar ante señales de tráfico temporales.

Infographic detailing findings of Nissan’s review of autonomous drive opportunities

Para poner de manifiesto la importancia de esta capacidad única de reacción, el equipo de Almotive puso un ejemplo “¿Y si un elefante se escapa del circo?”, por mucho que un coche de conducción independiente circule por Mountain View, no va a ser capaz de enfrentarse a algo tan impredecible si no lo ve.

En cambio Almotive si lo detectaría, explica el CEO de la compañía. “Nosotros lo reconoceríamos como una gran masa corporal oscura, pero probablemente no seríamos capaces de predecir su comportamiento”, admite.

Almotive usa un simulador para programar el comportamiento del sistema en condiciones extremas, como la nieve. Con este método, el coche recorre millones de kilómetros virtuales permitiendo observar como maneja situaciones difíciles e interactúa con otros coches, personas y animales.

La empresa no tiene en mente fabricar sus propios coches. En cambio, colabora con compañías como Volvo.

De momento, no tienen licencia de conducción autónoma en California, pero previamente si han recorrido carreteras Húngaras. Su objetivo es conseguirlo en California y Nevada, para lanzar un coche piloto en autopistas. Planean adentrarse en zonas urbanas en 2018. 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here