La carpeta de investigación la hemos visto hasta la primera parte, que fue luego, luego, cuando yo regresé de Chihuahua, y en realidad no hay una investigación; hay entrevistas, hay información general, pero no hay una investigación formal hasta ese momento”, reclamó ayer Norelia Hernández, al cumplirse un mes y cuatro días del plagio y asesinato de su hijo, Norberto Ronquillo.

En entrevista con Excélsior, detalló que sólo ha tenido acceso a la carpeta de investigación iniciada en la Fiscalía de Xochimilco, después de que el cuerpo del joven estudiante fue encontrado en un paraje de esa jurisdicción y únicamente sabe de los indicios recabados por la Fuerza Antisecuestros cuando inició la indagatoria formal, pero después no ha sabido de ningún avance para dar con los responsables del crimen.

La madre de Norberto piensa que este atraso se debe al cambio del titular en la Fiscalía para la Atención del Delito de Secuestro, pero considera que ya se ha dado el tiempo suficiente para que la Procuraduría General de Justicia ofrezca resultados.

Desgraciadamente sigue filtrándose información y hoy precisamente a raíz de que este fin de semana salió más información y nosotros no hemos tenido acceso a la carpeta”, reclamó.

Hernández agregó que ha pedido revisar los avances del caso en la carpeta de investigación, pero que ésta se encontraba “muy resguardada por toda la filtración que había habido anteriormente, que nos pedían un poquito de paciencia, confianza  y que tuviéramos la plena certeza de que se está haciendo un trabajo arduo de investigación y nos iban a mantener informados”.

De hecho, ayer estaba previsto que la madre de Norberto se reuniera con autoridades de la Procuraduría General de Justicia, pero hasta el cierre de esta edición no había sucedido.

Agregó que a raíz de esta tragedia la vida les ha cambiado a todos en su familia.

Haga de cuenta que el mundo le cambia y luego empieza a desconfiar y empieza a ver moros con tranchetes. Mi hijo, por ejemplo, sale y si tarda diez minutos ya le estoy hablando: ‘Aarón, ¿por qué no me marcas?’, ‘mamá estoy bien’. Nos ha cambiado la vida. Vamos manejando y ‘ese carro ya tiene mucho detrás de nosotros, pásate al oro carril’. Es algo que no se lo deseo a nadie”, manifiestó Norelia.

Fuente: Excélsior

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here