Por Israel Navarro

Mota, guaranga, macoña, verde, Juanita, grifa, hierba, o como le quieran llamar, el consumo de cannabis cada vez avanza más en su legalización en distintos países. Tal es el caso de México en donde recientemente el Senado aprobó el uso recreativo. Pero no se adelanten, antes de que prendan ese porrito, esperen a que la Cámara de Diputados avale la iniciativa para que ahora sí, sea ley.

La mariguana es un tema que divide a las sociedades en tres grandes grupos: los que están solamente a favor de su uso medicinal, los que apoyan su uso lúdico, y los que se oponen a cualquier tipo de consumo.

Esto tiene que ver con dos aspectos: el estigma social y la prohibición legal que tienen su origen en una campaña de desprestigio y presión fiscal que data de 1930, y fue orquestada por un grupo de empresarios madereros que bloquearon a la industria del cáñamo por ser una gran materia prima para producir papel y fibras. De no haber sido por ellos, probablemente gran parte del papel que hoy utilizamos, sería hecho de cáñamo y no de árboles.

Pero hoy en día, hay más opositores a la legalización de la mariguana por otros intereses, como la industria farmacéutica que perdería millones en la venta de analgésicos, o bien las compañías que producen bebidas alcohólicas que también saldrían perdiendo. Y no se diga, los cárteles que tendrían que buscar producir otro tipo de estupefaciente.

De hecho, esa es una gran lección que ya vimos. Cuando se llevó a cabo la legalización de la mariguana en varios estados de la unión americana, el narcotráfico no se quedó de brazos cruzados. Los cárteles viven de distribuir lo que está penado. Por ello, recurrieron al comercio de la heroína y metanfetaminas, las cuales han detonado los índices de muertes por sobredosis. Nótese que es muy difícil morir de una sobredosis de mariguana.

Oye Israel, y ¿qué tan progres son los países del hemisferio sobre el tema? Pues Uruguay fue la punta de lanza al ser el primer país del mundo en legalizar el uso recreativo. Canadá y Estados Unidos también lo permiten y parece que próximamente México lo hará. En Colombia, Ecuador, Perú, Chile, Jamaica, Paraguay y Argentina, sólo se permiten el uso medicinal. En los países Centroamericanos, Venezuela, Brasil, República Dominicana, Cuba y Bolivia, no es posible su uso, ni para curar la artritis.

Como toda industria, la producción y el comercio representa ingresos y con ello, pago de impuestos. Por eso, la legislación cada vez se abre más y los prejuicios disminuyen. De aquí a poco, seguramente veremos una sociedad más abierta al tema y el florecimiento de “Doña Mary Jane”, como algunos le llaman.

Israel Navarro es Estratega Político del Instituto de Artes y Oficios en Comunicación Estratégica.

Twitter @navarroisrael

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here