Por Lic. Feliciano Medina Ortega

A fin de presentar ante la fiscalía a infractores del orden público o común -como delincuentes del narcomenudeo, robo y cohecho- existen policías preventivos y de investigación del país están fabricando estos delitos a personas inocentes que posteriormente son llevadas ante un Juez de control.

Una de esas prácticas más frecuentes consiste en atribuirles la posesión de la hierba seca verde, comúnmente llamada marihuana, bajo la hipótesis de que la poseen con fines de venta, sin que haya un comprador o algún elemento objetivo -como podría ser una báscula o dinero- para afirmar que la estaban comercializando.

Cuando acusan de robo a personas inocentes, los policías afirman que presenciaron el hecho y que las aseguraron en flagrancia. En los casos de supuesto cohecho dicen que les ofrecieron cantidades estratosféricas de dinero o vehículos para no presentarlos ante la autoridad con el propósito de magnificar su desempeño policial.

A estos usos ilícitos agregan otros como los siguientes: que se encontraban a tres o cuatro metros de distancia del acto delictivo; que escucharon conversaciones; que vieron a los detenidos manipular drogas en bolsas transparentes; que observaron estas acciones cuando se hallaban a bordo en sus vehículos en movimiento y que, además, pudieron cronometrar estos hechos con minutos y segundos desde el momento en que percibieron los supuestos delitos, detuvieron a los imputados, les leyeron sus cartas de derechos, dieron aviso de su aseguramiento a la base de datos y los pusieron a disposición de la Representación Social.

Lo más sorprendente de todo esto es que este tipo de mentiras y malos actos se repite en gran parte de la República Mexicana como si los policías preventivos, policías de investigación y ministerios públicos estuvieran aplicando un “manual de operaciones policiales mágicas”, con el que pueden convertir a ciudadanos inocentes en presuntos delincuentes como los narco-menudistas, los rateros de carteras o de tarjetas de crédito, a quienes también “cargan” con pistolas de juguete o armas punzocortantes a fin de aumentarle imputaciones.

Y otro detalle: muchas de estas detenciones se realizan en lugares donde no hay cámaras de video o a las que previamente han volteado o golpeado para que no sean vistas sus acciones de fabricación del delito.

Facebook: @felicianomedinaortega

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here