Por Israel Navarro

No, el coronavirus no es ese chancro que pescaste en el Corona Capital, ni el resfriado que te dio por echarte esas cervezas bien frías, sino una nueva cepa de virus que hasta donde sabemos se originó en la ciudad de Wuhan en China, así como en su momento surgió el SARS, el MERS, y el AH1N1 o también llamada gripe porcina.

Pero más allá de los efectos epidemiológicos y de la transmisión de la enfermedad, preocupa más la psicosis colectiva que se genera entre la población, porque eso frena la actividad económica de una sociedad simplemente por miedo al contagio, aunque en realidad haya enfermedades más mortales pero de las que poco se habla, y mucho menos se les tiene ese pavor.

Para muestra un botón: allá en el 2009, cuando apareció la influenza AH1N1, la Organización Mundial de la Salud reportó que en diciembre del 2009, cuando la enfermedad había alcanzado su tope de viralización habían muerto 12,200 personas, pero la gripe estacional (o sea la común) había matado al menos a 250,000, por año.

Y es que, aunado a la aparición de un nuevo virus, viene una pandemia comunicacional que se produce por la falta de información, el ánimo especulativo de la gente y la desconfianza en los sistemas de salud gubernamentales. A mayor nivel educativo de la gente y mayor confianza en la eficiencia del gobierno, menor el pánico de la sociedad.

Hasta el momento, hay casos confirmados del famoso coronavirus en 11 países de Asia, Australia, Francia, Estados Unidos y Canadá. Se tienen dos casos bajo sospecha en Colombia y Ecuador. México aún no tiene casos confirmados, que a nivel mundial suman alrededor de 2,000 y 85 muertos.

No se puede minimizar la enfermedad. Obvio, hay que estar pendiente de la aparición de casos confirmados en el país, en caso de tener síntomas consultar a un médico, y tomar las precauciones para no contraer un virus, pero sobre todo no contribuir al ambiente de pánico que en nada ayuda a la contención de la epidemia.

Recordemos el caso del virus del Ébola, que dicho sea de paso, tiene una tasa de mortalidad del 90%. Ese sí es más peligroso que escorpión con alas, y aun así fue efectivamente contenido, a pesar de que pudo haber sido una verdadera pandemia mundial.

¿Hay algo que puedes hacer para contener al coronavirus? Sí. Evita comer sopa de murciélago, visitar mercados insalubres de China y esparcir el pánico. Eso, ayuda bastante.

Israel Navarro es estratega político del Instituto de Artes y Oficios en Comunicación Estratégica. Twitter @navarroisrael

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here