La inacción de los adultos, provoca la movilización de los niños 70 años después de la Declaración Universal de los Derechos Humanos

0
314

Hoy se cumplen 70 años de la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Ya han pasado suficientes años desde su adopción. Esto supondría que ya existen las condiciones mínimas para que todos pudiéramos vivir dignamente. ¿Realmente gozamos de un mundo donde todas las personas disfrutamos de nuestros derechos más fundamentales? A todas luces esto no se cumple.

Según Jean Piaget el egocentrismo, característico de la infancia, debería decrecer alrededor de los seis años de edad. Con varias décadas encima, algunos maduritos y maduritas seguimos peleándonos por las ideas de las que nos creemos dueños, los territorios sobre los que nos sentimos legítimos propietarios, los derechos que confundimos con privilegios, las verdades que sostenemos como absolutas. Tal y como los niños y niñas de tres años se arrebatan sus juguetes. Orientados por el egoísmo y la individualidad. Interesados, y ocupados, primordialmente “en lo propio”. Nos es indiferente lo que creemos “afecta a los demás”, o bien, lo que “no nos daña hoy, directamente”. Aceptémoslo con franqueza: nos tiene sin cuidado la afectación a los derechos de los otros. En la época de las “selfies”, la teoría del pedagogo se derrumba sin remedio.

Greta Thunberg, una activista sueca de 15 años de edad, acaba de declarar en la Cumbre de la ONU sobre el Cambio Climático: “Si los adultos se comportan como niños, es tiempo de que reaccionemos nosotros como adultos.” Estas palabras fueron pronunciadas la semana pasada, en Katowice, Polonia, donde desde el día tres de diciembre y hasta el catorce del presente mes y año, se lleva a cabo la Cumbre Mundial más importante que “supuestamente” intenta revertir el cambio climático. Greta ha llamado la atención no sólo por su corta edad que contrasta con la altura de su compromiso social, sino también, porque es un verdadero ejemplo de resistencia y movilización.

La valentía y decisión de sus denuncias, manifestadas fuera del Parlamento Sueco, se centran en exigir a su gobierno que tome acciones para evitar el calentamiento global y reclamar que cumpla con el Acuerdo de París, a fin de frenar el desastre natural que enfrentará el mundo en pocos años. Esta “pequeña” acción de esta “pequeña” niña, constituye una bocanada de esperanza para la comunidad internacional. De minúscula, no tiene nada.

En la misma dirección, un grupo de 21 niñas, niños y adolescentes, representados por la Organización Our Children´s Trust, está demandando legalmente al Gobierno de Trump, en Estados Unidos, pues consideran que las acciones y omisiones llevadas a cabo por su Gobierno para contrarrestar los efectos del calentamiento global, violan sus derechos a la vida, a la libertad y la propiedad. También en este caso, los más jóvenes actúan frente a la indiferencia y falta de empatía de los adultos. Este caso constituye un hito legal, que está poniendo en riesgo al gobierno de Trump, el cual la semana pasada solicitó a los tribunales federales que bloqueen la demanda ante el riesgo de provocar una crisis constitucional. Conocido este movimiento como “la Juventud contra el Gobierno”, ha marcado un parteaguas en las acciones colectivas por parte de la infancia y la adolescencia que defienden su derecho a vivir, que están viendo amenazado.

Estos niños, niñas y adolescentes tienen claro, lo que los adultos parecemos no entender. Nuestra apatía y limitada conciencia por lo público, nos está obstruyendo la razón. Lo fundamental, que requiere serio compromiso social como el calentamiento de nuestro planeta, terminará con nuestras posibilidades de supervivencia. Entonces sí, ninguna Declaración de Derechos Humanos, ni medida urgente, permitirá revertir el desastre cienfíficamente advertido. Menos mal que “los más chicos” están tomando las riendas. No perdamos de vista a @GretaThunberg y a los chicos y chicas representados por Julia Olson, #youthvgov. El derecho a un medio ambiente sano, llegada la gravedad de su estado actual en que se encuentra, merece la más seria acción y compromoiso colectivo.

DESCIFRANDO DERECHOS.
Gilda Ma. García Sotelo.
Renata Demichelis Avila.
CONCORDIA. Consultoría en Derechos Humanos
@DH_Concordia

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here