Garbanzos de oro en tiempos de arroz

0
652

¿Acaso nos hemos detenido a reflexionar que en México, actualmente, desempeñar profesiones, relacionadas con distintas libertades, es todo un acto heróico? ¿En medio del encono social que vivimos, reconocemos los grandes logros de algunas y algunos de nuestros compatriotas? ¿O el hastío social nos conduce, como zombies, a centrarnos en la crítica e insatisfacción permanentes?

Contextualicemos nuestra reflexión con algunos datos objetivos. Ser periodista en nuestro país, ejerciendo la libertad de expresión e información y la libertad de conciencia, te coloca ante el riesgo de sufrir una de las 507 agresiones padecidas por periodistas, tan sólo en el año 2017, o si te va peor, te puede situar entre los 12 periodistas asesinados el año pasado, documentados por la Organización Artículo 19, en su informe “Democracia simulada, nada que aplaudir”.

¿Destino distinto viven las personas que han decidido ejercer la libertad de participación política? Veamos. Si por diversas razones, decidimos buscar un cambio social y contender por un puesto de elección popular, “también nos la jugamos.” Corremos altos riesgos de sufrir una agresión directa, o nuestros familiares, o podríamos sufrir amenazas, llegando incluso a la muerte. Así lo demuestran las cifras de las 90 personas políticas, aspirantes y candidatos a alcaldes y diputados locales, asesinados desde septiembre de 2017 a la fecha.

En medio de climas agitados, violentos, polarizados como los que respiramos y donde nos encontramos sumidos, solemos pasar por alto, grandes logros alcanzados. Es necesario detenernos también en estos, ya que aún en tiempos de conflicto y desesperanza, siguen brillando luces. Queda esperanza, aún hay garbanzos de oro en tiempos de arroz.

Un ejemplo muy claro, se materializó el 7 de mayo pasado, cuando un pequeño grupo de mexicanos y mexicanas, obtuvieron los premios al Periodismo Ortega y Gasset 2018, por la investigación sobre la Estafa Maestra, que analizó el desvío de fondos públicos en México, publicada por Animal Político. Un fraude de más de 7.760 millones de pesos en el que estuvieron involucradas dependencias del Gobierno mexicano, algunas universidades públicas y más de 50 funcionarios. Una investigación exhaustiva, comprometida y valiente que fuera de nuestras fronteras es merecedora de reconocimientos, tanto por la rigurosidad de la investigación como por la magnitud del tema, pero dentro aún cuestionamos ¿cómo no revolucionó a México?

En estos tiempos de cambio debemos ser más solidarios con estas personas que día a día arriesgan su vida, en distintos frentes, por superar la situación de violencia y de impunidad que nos tiene atrapados. Debemos creer que sus actos realmente pueden hacer una gran diferencia, sobre todo si cuentan con el apoyo de toda la sociedad.

DESCIFRANDO DERECHOS
Gilda Ma. García Sotelo.
Renata Demichelis Avila.
Concordia. Consultoría en Derechos Humanos
@DH_CONCORDIA  

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here