Por Israel Navarro

“A río revuelto, ganancia de pescadores”, reza el dicho. Y eso es lo que está pasando en la guerra comercial entre Estados Unidos y China en donde todos salen ganando, menos Estados Unidos y China. Pues, de acuerdo a un estudio de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo, el pleito que se traen dichas potencias, ha cambiado el flujo de exportaciones, beneficiando a otros países.

Al imponerse mutuamente aranceles, los productos chinos y estadounidenses se encarecen, lo que los obliga a buscar proveedores en otros países, los cuales exportan sus productos a precios más competitivos.

Quienes más han incrementado sus exportaciones, de acuerdo al estudio, son por orden de ganancia: la Unión Europea, México, sí México en segundo lugar, Japón en tercero, y luego siguen Canadá, Corea del Sur, Australia, Brasil, India, Vietnam y Sudáfrica.

Esto se explica a través del dilema del prisionero, que es un modelo usado en la teoría de juegos y funciona así: dos ladrones son sorprendidos robando. Antes de ser aprehendidos, logran esconder el botín. Y son llevados a la comisaría de policía.

Ahí, los interrogan en cuartos separados, sin posibilidad de hablar uno con el otro y a los dos, simultáneamente, les hacen la misma oferta. “Si delatas a tu compañero sales libre y a él le damos 5 años de cárcel. Si él te delata a ti, él sale libre y a ti te encerramos 5 años. Si los dos se delatan mutuamente tendremos evidencia para darles 7 años de cárcel a los dos. Pero si ninguno de los dos decide hablar, ante la falta de evidencia, solamente podremos darles 1 año de cárcel por el delito menor de invadir propiedad privada.

Confesar o callarse, cooperar con el cómplice o sucumbir ante la tentación de salir libre y quedarse con el botín entero, mientras el cómplice se queda en la cárcel.  Teniendo en cuenta que el otro tiene exactamente la misma posibilidad.

La enseñanza es que la no cooperación trae consecuencias negativas como los casi 300,000 millones de dólares que han perdido de manera conjunta Estados Unidos y China en sus pexportaciones, mientras que otros países capitalizan estas pérdidas.

Ojo, no todo es miel sobre hojuelas, pues un pleito comercial de esa magnitud, también afecta la estabilidad de los mercados internacionales y contribuye a la recesión económica mundial. Pero este es ejemplo que explica cómo la cooperación y el estatus quo no siempre es la mejor situación, pero patear el avispero puede generar perdidas mayores, y siempre hay pescadores dispuestos a pescar.

Israel Navarro es estratega político y socio del Instituto de Comunicación Estratégica. Twitter: @navarroisrael

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here