Incluso de las fronteras del país, a través del tráfico de armas, el trasiego de drogas y la internación de las mafias.

Hasta diciembre del 2018, antes de que el 70% de las fuerzas federales fueran desplazadas al centro del país para combatir el “huachicoleo”, había en Quintana Roo 3 mil 200 militares y mil polícias federales.

Tomando una población estatal de un millón 600 mil habitantes, según cifras del CONAPO, hay 53 policías militares y 19 agentes federales por cada 100 mil habitantes, el equivalente a un promedio menor de 1.4 uniformados por cada mil ciudadanos, cantidad que incumple los parámetros internacionales, establecidos por la ONU, que indican que, por lo menos, debe haber 1.8 elementos por cada mil habitantes.

Los esfuerzos federales deben aumentar para apoyar los temas de seguridad en el estado. Quintana Roo cuenta sólo con 860 militares y 300 agentes federales para las tareas de seguridad en sus 11 municipios, de los cuales Benito Juárez y Solidaridad registran los índices más elevados de crímenes atribuidos al narcotráfico.

Pese a este entorno adverso, la entidad ha desplegado una estrategia de seguridad integral, a través de un Mando Único, que ha logrado bajar la percepción social de inseguridad de 92.8 en septiembre pasado a 89% en diciembre del 2018, según lo reportado en la más reciente Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana del INEGI.

No obstante, urgen estrategias federales que contribuyan a impulsar las acciones emprendidas por el gobierno estatal, a fin de fortalecer y acelerar los resultados que la entidad caribeña ha logrado.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here