Santiago Nieto Castillo fue removido de la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales (Fepade) por órdenes de Alberto Elías Beltrán, encargado de la Procuraduría General de la República (PGR) debido a que violó el código de conducta del órgano.
Por su parte, es su defensa el viernes el ex funcionario por medio de su cuenta de Twitter expresó: “Soy un hombre de leyes. Creo en el Estado Constitucional de Derecho. Acudiré al Senado en términos de la Constitución”.

Presuntamente, el servidor Público transgredió lo dispuesto en el Código de Conducta de la Procuraduría General de la República. Por lo que la PGR informó por medio de un comunicado que se reitera el compromiso de vigilar que las actuaciones de los servidores públicos sean apegadas a la legalidad y ética institucional.

Esta semana Nieto Castillo declaró que el ex director de Petróleos Mexicanos (Pemex), Emilio Lozoya Austin, lo presionó para que de manera pública declarara su inocencia por presuntos desvíos de la empresa Odebrecht al Partido Revolucionario Institucional (PRI) durante la campaña presidencial de 2012.

De acuerdo con lo declarado, Lozoya le envió una carta para presionarlo para que ofreciera una disculpa pública.

Cabe recordar que fue en agosto cuando la PGR abrió una carpeta para investigar si una parte de los 10 millones de dólares que supuestamente había recibido Lozoya en sobornos por parte de la empresa brasileña había sido destinada al financiamiento del partido.

En una entrevista dada el Miércoles por Radio Fórmula, el abogado de Lozoya aclaró que su cliente no pidió ser declara inocente, explicó que en efecto se envió una carta pero para pedir una cita y aclarar la acusaciones.

En una conferencia del 17 de agosto, Lozoya aseguró que “está totalmente dispuesto a declarar para esclarecer estas acusaciones falsas”. Pues según indica, no existe prueba alguna sobre soborno o acusación de algún acto ilegal en la carpeta de investigación integrada por la PGR en torno a las denuncias del caso Oderbrecht.

Emilio Lozoya vía redes sociales hizo pública una carta que es la que supuestamente le envía a Santiago Nieto. Si la carta es la misma, este debería ser señalado por incurrir en mentiras pues la carta no coincide con los contenidos referidos por el fiscal. Si se trata del mismo documento, Santiago Nieto habría proporcionado información falsa al periódico Reforma.

Tal parece ser que la carta está lejos de ser una carta intimidatoria, de su lectura puede percibirse más bien la inquietud por saber si Lozoya se encontraba dentro de las investigaciones de corrupción por el caso de Odebrecht pero difícilmente puede inferirse intención de presionar para que se ofrezca una disculpa pública.

La pregunta es, ¿cómo ocurrió que una carta cuyo propósito era uno terminó siendo otro?
Existen tres respuestas, la primera es que la carta que Lozoya Austin publicó no es la misma a la que hizo referencia Santiago Nieto, dos, que el fiscal cesado de la Fepade haya hablado desde el desconocimiento sin saber que contenía la carta, o tres, que habiéndola leído haya decidió tergiversar la información y mentir de manera deliberada sobre su contenido sin importarle el poner en riesgo la investigación sobre el financiamiento ilegal de la empresa brasileña. En este último caso, habría más que razones para destituirlo de su cargo.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here