Editorial. Mujeres libres de violencia

0
75

Las mujeres han demostrado a lo largo del tiempo que son quienes más participan en las elecciones siempre superando a los hombres por varios puntos porcentuales. Para los políticos en campaña representa un sector importante que hay que cooptar, y en este caso en el Estado de México no es la excepción. El día de hoy representa 5 millones 755 mil 139 votos, lo que se traduce en la mitad de los votantes.
Los cuatro candidatos principales por el estado de México; Alfredo del Mazo (PRI) Josefina Vázquez Mota (PAN) Delfina Gómez (MORENA) y Juan Zepeda (PRD) han tenido que reconocer en eventos en diversas ocasiones, la violencia y la impunidad que se acrecienta con violencia en el estado.
Quienes arrancaron la carrera hacia la gubernatura han propuesto una vida libre de violencia para las mujeres, sin embargo, parece desconcertante que varios de los que hoy hablan de las mujeres con vehemencia no han volteado a verlas cuando desde sus trincheras han tenido la oportunidad de realizar acciones contundentes a favor de ellas.
Según datos del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social de 2010 a 2014 el porcentaje de pobres en el estado de México se incrementó 6.7 por ciento durante gobiernos priistas pasando del al 42.9 en 2010 a 49.6 en 2014.
Son la mayoría de las mujeres las que viven en zonas marginadas, peligrosas, que tienen que salir de madrugada para transportarse a la capital porque no hay empleo en sus municipios; toda una travesía, pues tienen que pasar por calles que no están alumbradas, ni pavimentadas, recorrer tramos de lotes donde abundan los asaltos.
Información del Secretario Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública arrojan que los delitos como violaciones, homicidios y robos se incrementaron de manera sustancial durante la administración del priista Eruviel Ávila.
Los datos son alarmantes, cuando Eruviel asume el poder el 2011, solo en ese año, se registraron 26 mil 611 denuncias por robo de forma violenta, mil 512 homicidios dolosos y 2 mil 895 violaciones sexuales. Cifras que no disminuyeron en 2012 sino todo lo contrario, aumentaron.
Dado lo anterior, uno de los ejes que ha regido la campaña de los candidatos es el tema de las mujeres, particularmente el feminicidio, un problema que no había sido visibilizado hasta que organizaciones civiles y activistas intervinieron para su difusión del tema.
Con el propósito de que gobiernos actúen al respecto, se han hecho diversas acciones con el objetivo de llamar la atención para la creación de políticas públicas para este sector, sin embargo durante 90 años el priismo ha hecho caso omiso al aseverar que no es necesario alertar a los mexiquenses porque “en el estado de México no se asesinaban mujeres, solo era el estado donde se arrojaban sus cuerpos”.
Contrario a lo que siempre ha dicho el PRI, a Alfredo del Mazo candidato de este partido no le ha quedado de otra que reconocer que efectivamente las mujeres deben ser protegidas, después de 90 años de tropelías inadmisibles parece que por fin es hora de “hacer valer la ley”. Momento oportuno, no como en 2015 que no quisieron tomar acciones cuando se decretó la AVG después de varios años de litigios. Las instituciones argumentaron que era un “golpe político” al entonces candidato Enrique Peña Nieto.
Al día de hoy el discurso de Alfredo del Mazo hacia el problema de las mujeres parece incongruente al de sus antecesores que no con palabras pero si con acciones han demostrado no importarles el asunto. Para muchos las palabras del priista son solo parte de una campaña orquestada a su favor para ganar el estado, bastión clave para las elecciones del 2018. Cabe recordar que el priismo siempre ha sido muy oportuno para visibilizar temas dependiendo de las necesidades de la coyuntura.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here