En un contundente texto que analiza las promesas del presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador (AMLO), respecto al tema de corrupción en el país, el diario estadounidense The Wall Street Journal, destaca el caso de los videos en los que aparece un hermano del mandatario recibiendo dinero del antiguo coordinador nacional de Protección Civil, David León, revelados por el medio digital Latinus.

“Líder mexicano juró acabar con la corrupción, pero algunos preguntan: ‘¿Qué es diferente ahora?”, es el título del artículo que resalta qu mientras el presidente Andrés Manuel López Obrador aseguró que limpiaría el sistema del país, las encuestas muestran que la corrupción solo está aumentando.

El texto inicia con la descripción del video, en el que aparecen Pío López Obrador y David León en una mesa intercambiando paquetes de dinero.

“El video no tendría nada de especial si uno de los hombres no fuera Pío López Obrador, el hermano menor del presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, un nacionalista de izquierda que ha enmarcado su carrera política como una cruzada para poner fin a la corrupción endémica”, indican.

Después continúan explicando que el presidente, así como David León, aceptaron la autenticidad de las grabaciones filtradas. Pero que ambos coincidieron en que eran aportaciones de sus simpatizantes para la entonces campaña de Morena –partido oficialista– para convertirse en partido político.

Incluso, continúan, el mandatario mexicano aseguró que se iniciaría una investigación para esclarecer ese asunto.

Pero también recalcan: “Bajo la ley mexicana, las contribuciones de campaña deben ser reportadas. La cantidad de dinero que supuestamente se intercambió de manos en los videos habría excedido las contribuciones totales hechas a Morena en las elecciones de 2015, según documentos de la agencia electoral de México revisados por The Wall Street Journal”.

El artículo también destaca que la promesa electoral clave de Andrés Manuel López Obrador, en 2018, era principalmente limpiar la corrupción profundamente arraigada del país de arriba a abajo “a medida que se limpian las escaleras”. Recuerdan que también ha insistido en que su gobierno abriría una nueva era en la historia de México al abolir un sistema político podrido desde lo más alto por el soborno, el robo y la connivencia con una élite económica igualmente podrida.

“La aparición de los videos es el último incidente que, según los críticos, arroja dudas sobre la intención o capacidad de López Obrador para abordar la corrupción profundamente arraigada en el país”, agregan en respuesta a las promesas del presidente.

Entre otras cosas, también hacen mención en el texto del caso de Manuel Barlett y apuntan que, aunque hay activistas en México y diversas pruebas en contra del que todavía es funcionario de la Cuarta Transformación, él sigue con el arropo del presidente ante su cargo.

Señalan, además, que tres meses después de iniciar una investigación a Barlett por tener supuestamente numerosas propiedades de lujo por valor de millones de dólares, el presidente lo absolvió asegurando que eran consistentes con sus ingresos y que no tenía que contabilizar las propiedades de su familia, algo que, indican, fue considerada una “indagación superficial como una mera formalidad”.

También hacen mención en el texto que el presidente aseguró recientemente que la corrupción gubernamental todavía existe a nivel local, pero que ya no es tolerada entre los funcionarios federales, pero –hacen hincapié– sin ofrecer pruebas.

“En 2019, alrededor del 78% de todos los contratos gubernamentales en México se adjudicaron sin un proceso de licitación pública, según un informe de Leonardo Núñez, experto en responsabilidad gubernamental. Esa es una tasa más alta que la que encontró el Sr. Núñez en cualquier año que estuvo en el cargo el predecesor de López Obrador, Enrique Peña Nieto”, advierte WSJ.

Entonces reseñan que, aunque muchos mexicanos todavía creen que López Obrador es más honesto que sus antecesores, está muy lejos de acabar con la corrupción y, más bien, parece tener mayor interés en atacar la corrupción pasada que las malas acciones de sus aliados.

“Todo México conoce la corrupción de esos gobiernos anteriores. No necesito escuchar eso. Quiero saber que usted, señor presidente, se está poniendo manos a la obra para acabar con la corrupción “, dijo Federico Cristóbal, un comerciante de 59 años del norte de la Ciudad de México. “¿Captan a su propio hermano en un video y él dice que no hay nada de qué preocuparse? Entonces, ¿qué es diferente ahora?”, concluye el texto.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here