Arturo Peimbert Calvo, aspirante a presidir la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), expresó que la crisis que enfrenta México rebasa las facultades del organismo, por lo que es necesario una reestructuración para descentralizar su actuación y entablar más cercanía con las víctimas.

Durante el segundo día de las comparecencias ante las comisiones unidas de Derechos Humanos y Justicia en el Poder Legislativo, Peimbert realizó un diagnóstico del organismo y sus propuestas para reestructura. Entre ellas, la primera fue su descentralización.

“La CNDH debe recuperar su vocación federativa, pues no tiene presencia en todo el país y es necesario, partiendo de la necesidad básica de las víctimas, quienes deben acercarse a la zona metropolitana en viajes de hasta tres, cuatro o 16 horas para presentar una queja. Hoy la CNDH es inaccesible”, argumentó el abogado.

Peimbert es candidato a la presidencia de la CNDH, junto a 57 perfiles más que se analizan ante los legisladores del país.

En su turno, Peimbert refirió que México aporta uno de los presupuestos más altos del mundo para la defensoría de derechos humanos, a pesar de que “los resultados son muy pobres”. Ante ello, el candidato estableció la necesidad de instaurar un “presupuesto por resultados”.

Subrayó que al frente de la Defensoría de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca (DDHPO) fue el primer ombudsperson del país en comparecer ante el Senado, en el contexto de la masacre de Nochixtlán, un caso en el que a pesar de no ser su competencia, logró una interlocución en los tres niveles de gobierno.

En este caso, acusó, la CNDH generó fallas graves, como la emisión de una recomendación laxa: “Es muy extensa, pero laxa, existe una falencia en esa recomendación, se omitieron más de 40 víctimas de violaciones graves a sus derechos humanos, es una omisión muy fuerte”.

Peimbert también destacó que la DDHPO logró resultados importantes como la emisión de una Alerta de Género Temprana para Oaxaca, que se interpuso pese al retraso provocado tanto por el gobierno estatal y la Secretaría de Gobernación.

El candidato también se ha desempeñado como mediador en conflictos agrarios, religiosos y de comunidades afectadas por megaproyectos y el crimen organizado. Además, fue fundador en Oaxaca de la Comisión de Justicia y Paz; y, tras el conflicto social de 2006, formó parte de la comisión de mediación que formaron el artista Francisco Toledo y el obispo Arturo Lona.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here