México.- El candidato a la presidencia nacional de Morena, Gibrán Ramírez Reyes, admitió que en Morena se han enfermado de éxito y eso ha provocado una parálisis al partido, por lo que urgió la necesidad de transitar a una dirigencia cercana a la gente y al Presidente, pero sin tribus y sin facciones para evitar convertirse en lo que fue el PRD.

En entrevista exclusiva para DEBATE, el joven político dijo no tener dudas en que Morena va a ganar las elecciones de 2021, esto porque tiene un porcentaje mayoritario en la intención de voto; sin embargo, admitió que en parte obedece a la crisis de todos los partidos políticos, incluyendo a Morena, aunque los otros están peor.

“Vamos a ganar, el problema es cómo vamos a ganar, como vamos a reencausar a la gente con la política, y el reto está ahí, si vamos a seguir admitiendo chapulines, a oportunistas o si vamos a abrir paso para que gente común y decente se acerque a la representación popular de la mano de nuestro partido.

Ramírez Reyes admitió que desde que se fue Andrés Manuel López Obrador del partido, primero como candidato y luego como Presidente de la República, no han encontrado una forma de unirse alrededor de un trabajo orgánico, sino que entraron en una pugna de facciones que querían repartir puestos, presupuestos y candidaturas y en ello llevan dos años donde han tenido prerrogativas, muchos cargos electos y comités en muchas partes del país, por eso se enfermaron de éxito y el partido está en la parálisis.

Reconoció que mientras Andrés Manuel López Obrador tiene un 65 por ciento de aceptación, Morena tiene con dificultades un tercio de eso en la intención de voto, por lo que considera que se debe acercar el partido al Presidente, aunque él se mantenga lejos de Morena.

“Morena tiene que ser un apoyo para la agenda de la Cuarta Transformación. Y podemos salir de esa lógica de facciones siempre y cuando transitemos a una próxima dirigencia sin facciones, sin tribu, sin padrino político y por eso pongo sobre la mesa mi candidatura porque no tengo ninguna de esas condiciones y puedo llamar a todo mundo al diálogo y partir de nueva cuenta de reglas claras, sin corrientes, más bien con equipos políticos que jueguen en una cancha pareja, con reglas claras, de lo contrario Morena seguirá convirtiéndose en lo que fue el PRD, y no queremos eso.”

Las propuestas.

Entre sus propuestas como aspirante a la dirigencia nacional de Movimiento Regeneración Nacional, Gibrán sugiere la formación de un observatorio de los gobiernos locales y estatales de Morena para ver quienes se acercan a los valores y programas de la Cuarta Transformación, pues reconoció que en 2018 recibieron a muchos que se comprometieron a los principios, pero no cambiaron, solo se subieron al barco. A ellos, propuso expulsarlos.
También propuso un método confiable para seleccionar candidatos, un fuerte departamento de encuestas, con especialistas, demógrafos, gente que entre por concurso abierto que no deje dudas.

Otra propuesta es volver el partido a la sociedad, reactivando los comités de base que se han quedado solos en los distintos lugares y retomar el diálogo con sindicatos, movimientos sociales y delegaciones.

“Tenemos que generar una agenda, estatal, regional, local, para generar unas 20 medidas distintivas que todo Ayuntamiento de Morena en el país realiza y para ello deben saber qué es lo que hace Morena en el territorio. Y para ello deben hacer una coordinación nacional de alcaldes, donde los que hacen buen trabajo enseñen a los demás compañeros que quieren hacer buen gobierno, cómo se gestiona el espacio público los servicios públicos, las cosas que hace un Ayuntamiento y afectan directa y en primer lugar la vida de la gente, pues el mal gobierno en algunos municipios ha costado desprestigio e intención del voto durante estos dos años”.

Reafirmó que en muchas alcaldías ha habido malos gobiernos, dicho por sus propios compañeros de partido, quienes confirman que muchos han repetido las mismas malas prácticas.

Propone un partido fuerte

“A la militancia y a los simpatizantes, a todos nos conviene un partido fuerte que se responsabilice de las personas que manda a las candidaturas, que no se deshaga de esa responsabilidad”, sostuvo Gibrán Ramírez.

Insistió que, si Morena no quiere decir algo en el plano municipal, no se tiene un partido sino un membrete que ocupan algunas personas u otras, pero se tiene que tener un partido.
Admitió que la principal demanda que le han comentado es la gestión correcta de candidaturas y que no se renueven alianzas que han salido mal en varios sitios del país, además de que Morena ha dejado de ver hacia afuera y solo ven hacia dentro, un puñado de burócratas que han gestionado el país y que a su consideración no pasan de 100.

Señalamiento en su contra

En entrevista desde León, Guanajuato, el aspirante a la dirigencia nacional de Morena habló de las acusaciones que han hecho en su contra desde otras corrientes del partido, quienes le cuestionan gastos en boletos de avión, de acoso y maltrato a colaboradores, y dijo que son chismes y calumnias mal intencionados.

“Todo eso es falso y se puede comprobar documentalmente, cada una de las cosas que han ido sosteniendo, incluso nombres de personas que trabajan ahí y han relacionado sentimentalmente, mentiras absolutas, todo eso se puede comprobar documentalmente. Lo que pide ese calumniador, ese costal de rencores es que se haga una auditoría externa, no de la organización, porque desconfía de la contraloría que gestiona otro país, que es República Dominicana.

Explicó que esa auditoría externa también se realiza n la conferencia por normatividad y acabó en junio pasado evaluando el primer año y medio de su gestión.

Insistió en que nada de las acusaciones son ciertas, salvo que un secretario general tiene que viajar en avión, y explicó que se trató de viajes que hizo para visitar a otros organismos internacionales dedicados a la seguridad social para generar una alianza y hacer más efectivo el uso de recurso de las organizaciones y por ejemplo no duplicar investigaciones.

Fui a Ginebra a ver a la Organización Internacional del Trabajo y a la Asociación Internacional de Seguridad Social y fui a Madrid a un Foro de Pensiones con el Banco de España y fui también a ver a la Organización Iberoamericana de Seguridad Social.”

Asegura que es imposible pensar que 36 instituciones internacionales se pusieran de acuerdo para encubrir malos manejos de él, cuando lo púnico que tiene que hacer es verificar que las cosas se hagan bien.

Admite que hay agravios y resentimientos de personas que trabajaban en este organismo antes de su llegada, pero asegura que era un organismo muy opaco, y ahora los informes están ahí, y las organizaciones internacionales han reconocido sus esfuerzos. Y advirtió que cuando acabe la campaña desmentirá documentalmente lo que se acumule.

Refirió que las denuncias anónimas en que han basado las críticas hacia él, no son periodismos sino solo chisme.

Los ataques los atribuye a una agenda política preocupada por su crecimiento en las encuestas y porque sienten que Gibrán amenaza el orden burocrático de Morena. “Hay que no esperaba que nuestra candidatura creciera y ahora están preocupados”.

Cuestionado sobre su sueldo de un dirigente de Morena y lo que percibe actualmente en la Conferencia Interamericana de Seguridad Social, Gibrán, dijo que el salario con la CISS lo redujo en cerca de un tercio, que eran 320 mil pesos mensuales antes de que él llegara, pero a su llegada puso lineamientos salariales en contra de un principio internacional que dice que debía ganar lo que gana el funcionario mejor remunerado de los países que integran el organismo.

Establecimos que el secretario general tenía que ganar lo equivalente a un subsecretario y viceministro del estado sede, eso quiere decir que son como 150 mil pesos mensuales, menos descuentos, que queda en un poco más de 100 mil pesos.”

Sobre el sueldo de un dirigente nacional de Morena, dijo no saber, pero por cuestión de ética y aunque no es parte de un gobierno, tendría que ganar menos que el Presidente de la República.

Añadió que también se dedica a hacer artículo y otros trabajos por los que cobra, pero está dispuesto a dejar esta remuneración pro dedicarse a salvar a Morena, donde tendría responsabilidades más complicadas ganando menos.

“Pude generar ahorros que me estoy gastando precisamente en este recorrido con las compañeras y los compañeros. Yo pago una camioneta que me compré para estos recorridos, que no es una camioneta semiblindada como dijeron, es una Traverse 2015, y fue porque no me alcanzó para otra mejor.”

Explicó que en sus recorridos obtiene el apoyo de simpatizantes, quienes organizan los eventos, colocan sillas, en patios, un movimiento denominado “Un pacto desde abajo”.

Propuesta en materia género

Sobre su agenda en materia de género, en estos momentos en que viven mucha violencia, cada vez más grave, el aspirante dijo que el punto nueve de sus propuestas urgentes para Morena es reconocer que se viven tiempos inéditos en la lucha de las mujeres por la igualdad en el ejercicio de sus derechos.

“Morena se tiene que abrir, no solo tener una secretaría de mujeres como ahora, sino abrir un espacio para que las colectivas que luchan en todo el país por todas las causas, desde madres buscadores de desparecidos, quienes acompañan a quienes denuncian violencia, quienes apoyan a víctimas indirectas de feminicidio, porque el partido tiene dinero de las prerrogativas.”

Publicado en https://www.debate.com.mx/politica/Morena-se-ha-enfermado-de-exito-senala-Gibran-Ramirez-20200915-0087.html

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here