Morena promete concesiones de cara a votación por la Guardia Nacional

0
87

Los senadores de Morena intensificaron el cabildeo para aprobar la Guardia Nacional, pero se enfrentan a un bloque opositor formado por PAN, PRI, PRD, MC y el senador sin grupo parlamentario Emilio Álvarez Icaza, contrarios al dictamen aprobado por la Cámara de Diputados el 16 de enero.

El jueves 7, Ricardo Monreal, líder de los morenistas, repartió a los senadores de su bancada un folleto para que se pusieran a estudiar y puedan defender y convencer a la oposición sobre la propuesta de Guardia Nacional del presidente Andrés Manuel López Obrador.

El documento didáctico contiene 16 mitos y realidades sobre la propuesta que se discute en la Cámara Alta e insiste en que la Guardia Nacional no tiene un mando militar como se ha criticado, asegurando que responderá al presidente de la República como comandante supremo de las Fuerzas Armadas. Esto a pesar de que el reclutamiento, la capacitación y adiestramiento esté a cargo de la Secretaría de la Defensa y su conformación tenga elementos de la Policía militar y naval.

También contiene una modificación clave al dictamen aprobado en San Lázaro, incluye nuevamente el cuarto transitorio que permitiría al Ejército y la Marina realizar tareas de seguridad mientras se consolida la formación del nuevo cuerpo de seguridad.

 

“Si en la minuta no se restituye lo previsto en dicho transitorio, o bien, no se establece una modificación que otorgue el sustento constitucional para que las corporaciones castrenses puedan intervenir en tareas de seguridad pública de manera temporal, tendríamos como resultado un modelo semejante al que actualmente prevale, en el que las Fuerzas Armadas han venido actuando en estas tareas sin el marco constitucional debido”, se lee en el cuadernillo.

“Vamos a aprobar la Guardia Nacional, pero distinto a como quiere el presidente. Todo está en la mesa de negociaciones”, dijo el senador por el Partido Revolucionario Institucional, Manuel Añorve Baños, en entrevista con Proceso.

En estas negociaciones Morena ha comenzado a escuchar a las bancadas minoritarias, pues las necesita. Los senadores de la bancada de Morena están aferrados a cumplir con la exigencia del presidente sobre el transitorio, pero al tratarse de una reforma constitucional requieren de mayoría calificada; es decir 85 votos. Junto con sus aliados del PT y PES, suma 70 votos, por lo que está cabildeando con los grupos opositores para conseguir su objetivo.

Los senadores de Morena se están concentrando en las negociaciones con los 14 senadores priistas, los ocho de Movimiento Ciudadano y los cinco perredistas.

El morenista Eduardo Ramírez, presidente de la Comisión de Puntos Constitucionales, reveló en entrevista que en la negociación aceptarán la exigencia de poner plazos a la presencia del Ejército. También estarían de acuerdo con la modificación al Artículo 13 para que los integrantes de la Guardia Nacional puedan ser juzgados al mismo tiempo por una autoridad civil y una militar. Además aceptarían, como lo piden PRI y PRD, un acuerdo político para construir en paralelo la ley orgánica de la Guardia Civil con el propósito de aclarar los alcances y atribuciones de esta institución armada, así como su relación con los poderes estatales y municipales.

“Se está cuidando el pacto federal que tiene el gobierno de la República con las entidades federativas y la autonomía de los municipios a través de sus policías municipales. Será una Guardia Nacional coadyuvante que va a cuidar los derechos humanos”, aseguró Ramírez.

Un día después de que la Cámara de Diputados aprobara las reformas constitucionales para la creación de la Guardia Nacional, en su conferencia matutina, el presidente Andrés Manuel López Obrador regañó a los legisladores de su partido por eliminar el artículo transitorio. En su mensaje pidió a los senadores revertir el error. Ahora ese artículo vuelve a estar en el centro del debate, pero el desafío es cada vez más grande.

“En la bancada del PRI no somos dique, pero tampoco recibimos órdenes del poder ejecutivo. Hay una división de poderes. Él le puede dar instrucciones y llamar la atención al grupo parlamentario de Morena, incluso en la Cámara de Diputados, como cuando no le dieron la minuta que él deseaba; pero para nosotros tomamos en cuenta su recomendación y la estamos estudiando”, añadió el senador guerrerense Añorve Baños.

En la redacción del cuarto transitorio de la minuta aprobada por la Cámara de Diputados se lee que “el Sistema Nacional de Seguridad Pública implementará un esquema de fortalecimiento del estado de fuerza y las capacidades institucionales de los cuerpos policiales, bajo objetivos cuyos resultados sean verificables”. Este cambio fue determinante para que se aprobara el dictamen de la Guardia Nacional en la Cámara de Diputados donde hasta morenistas se oponían a la redacción original pues era como si revivieran la Ley de Seguridad Interior en unos cuantos párrafos. Esto dejó sin marco jurídico a los militares y marinos que actualmente realizan labores de seguridad.

Sin embargo, un primer documento de trabajo sobre la Guardia Nacional de la Comisión de Puntos Constitucionales del Senado que preside Morena, al que tuvo acceso Apro, retoma el artículo transitorio, elimina el párrafo de los diputados y propone en su lugar que “de manera excepcional, en tanto la Guardia Nacional desarrolla su estructura, capacidades e implantación territorial, la Fuerza Armada permanente seguirá prestando su colaboración para la seguridad pública”.

La senadora Kenia López Rabadán, del grupo parlamentario del PAN, dijo en entrevista que ese artículo no es negociable para su partido porque su redacción permitiría que los militares puedan permanecer eternamente en las calles.

“Tratar de incluirlo no abona en la construcción de acuerdos, es evidente que es un artículo que genera tantas ambigüedades que no se puede acompañar. La redacción es tan abierta, tan poco clara, tan imprecisa que permitiría que no haya claridad de cuándo se implementaría la Guardia Nacional”, aseguró.

Pero el PRD podría ceder si modifican la redacción. El coordinador de los perredistas en el Senado, Miguel Ángel Mancera, dijo que el artículo como fue redactado viola el 129 constitucional que pone límites al Ejército en tiempos de paz, pero apoyarían que se establezca un régimen de transición para el retiro del Ejército en las calles.

“Si ese transitorio dijera que en tanto está la emergencia y hasta por un plazo de tres o hasta cinco años, el Ejército estaría apoyando las tareas de la Guardia Nacional y además dijera que esa tarea la podrían realizar a solicitud del ejecutivo y de los gobernadores de los estados de la República bajo los principios de ser complementaria, subsidiaria, fiscalizada y obviamente de absoluta necesidad, sería distinto”, señaló en entrevista.

El PRI también analiza la posición que tendrá respecto al transitorio, pero hasta ahora ha manifestado su rechazo. El coordinador parlamentario del PRI, Miguel Ángel Osorio Chong, aseguró que más allá de la temporalidad de la actuación de los militares se debe establecer una la línea del tiempo para el fortalecimiento de las policías federales, estatales y municipales.

“Va más allá del cuarto transitorio. Va más allá de solamente decir, estará de tal fecha a tal fecha. Lo que no vemos dentro de la minuta, de la propuesta de gobierno, es cómo vamos a llevar ese proceso de que salgan las fuerzas federales si no fortalecemos las fuerzas estatales y federales, si desaparecemos la fuerza federal y estatal. Por eso no es importante no solamente de irnos al cuarto, sino toda la revisión de toda la minuta”, dijo.

En general, los senadores de oposición aseguran que aprobarán la Guardia Nacional pero no en los términos actuales por lo que la propuesta regresaría a la Cámara de origen.

La semana pasada PAN, PRI, PRD, MC y Álvarez Icaza lograron imponer un proceso de Parlamento Abierto en medio de la discusión de la Guardia Nacional para escuchar a especialistas y víctimas de la violencia.

La Junta de Coordinación Política del Senado estableció un calendario, del 11 al 15 de febrero, para mesas de análisis con el compromiso de incorporar las propuestas de la sociedad civil.

“Requieren dos terceras partes y casi todas las fuerzas políticas tenemos muchos señalamientos respecto a la minuta que viene de la Cámara de Diputados. Esto tiene que llevarnos a que tenemos que escucharnos y construir de manera conjunta”, dijo Osorio Chong.

 

Fuente: Proceso

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here