Con apenas 24 horas en el país como asilado político, Evo Morales recibió trato de visita de Estado, con condiciones de seguridad que ni siquiera el presidente Andrés Manuel López Obrador ha tenido, como el acompañamiento de ex agentes de seguridad que en su momento protegieron a Enrique Peña Nieto cuando era mandatario.

La rígida protección a Morales, con más de una decena de guardias a su disposición, se contrapuso con la jornada de actos de alabanza que la élite morenista le organizó en el Museo de la Ciudad de México y en el Antiguo Palacio del Ayuntamiento.

El sencillo hombre de camisa y pantalón de mezclilla contrastó con los escoltas que lo rodeaban y el par de camionetas Suburban que se le asignaron, además de personal de apoyo a sus órdenes.

Con información de El Universal

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here