Los gobernadores de Aguascalientes y Baja California Sur se sumaron al desconocimiento de Rosario Piedra Ibarra al frente de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, por lo que ambos rechazaran las recomendaciones que emita la nueva ombudsperson.

El gobernador de Aguascalientes, Martin Orozco Sandoval, afirmó que tienen la firme convicción de asumir una defensa real de los derechos humanos y han tomado esta determinación por la forma en como fue elegida la nueva titular de la CNDH.

“No es porque no creamos en los Derechos Humanos, por lo mismo, porque creemos en ellos -es que hacemos esto-, porque han sido manipulados impresionantemente y da vergüenza como se llevó a cabo esa toma de protesta”, advirtió.

Por su parte, el gobernador de Baja California Sur, Carlos Mendoza Davis, anunció que no reconoce ni a la Comisión Nacional de Derechos Humanos derivado del cuestionado proceso en el que el senado eligió a Rosario Piedra Ibarra como presidenta de este organismo, a pesar de que estaría impedía para ocupar el cargo debido a su vinculación partidista que la hace inelegible.

Recordó que los Derechos Humanos y las instituciones que los vigilan nacieron en los países escandinavos, como una institución no pública con capacidad y condiciones para señalar las violaciones a los derechos humanos; entre otras, la publicidad, es decir, los elementos para dar a conocer los hechos y la segunda, calidad moral y fortaleza institucional para que la autoridad no tenga más opción que acatar recomendaciones.

Cuestionado sobre las reciente afirmaciones de su homólogo de Guanajuato, Francisco Domínguez Servién, quien advirtió públicamente que su gobierno no acataría las recomendaciones emanadas de la CNDH, el mandatario local hizo énfasis que este movimiento es apoyado tanto por gobernadores como por alcaldes del PAN, quienes representan las ciudades con mayor fuerza en todo el país

Los gobernadores de Aguascalientes y Baja California Sur se sumaron al desconocimiento de Rosario Piedra Ibarra al frente de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, por lo que ambos rechazaran las recomendaciones que emita la nueva ombudsperson.

El gobernador de Aguascalientes, Martin Orozco Sandoval, afirmó que tienen la firme convicción de asumir una defensa real de los derechos humanos y han tomado esta determinación por la forma en como fue elegida la nueva titular de la CNDH.

“No es porque no creamos en los Derechos Humanos, por lo mismo, porque creemos en ellos -es que hacemos esto-, porque han sido manipulados impresionantemente y da vergüenza como se llevó a cabo esa toma de protesta”, advirtió.

Por su parte, el gobernador de Baja California Sur, Carlos Mendoza Davis, anunció que no reconoce ni a la Comisión Nacional de Derechos Humanos derivado del cuestionado proceso en el que el senado eligió a Rosario Piedra Ibarra como presidenta de este organismo, a pesar de que estaría impedía para ocupar el cargo debido a su vinculación partidista que la hace inelegible.

Recordó que los Derechos Humanos y las instituciones que los vigilan nacieron en los países escandinavos, como una institución no pública con capacidad y condiciones para señalar las violaciones a los derechos humanos; entre otras, la publicidad, es decir, los elementos para dar a conocer los hechos y la segunda, calidad moral y fortaleza institucional para que la autoridad no tenga más opción que acatar recomendaciones.

Cuestionado sobre las reciente afirmaciones de su homólogo de Guanajuato, Francisco Domínguez Servién, quien advirtió públicamente que su gobierno no acataría las recomendaciones emanadas de la CNDH, el mandatario local hizo énfasis que este movimiento es apoyado tanto por gobernadores como por alcaldes del PAN, quienes representan las ciudades con mayor fuerza en todo el país.

Fuente: El sol de Aguascalientes

.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here