Durante más de una década, los hijos de Joaquín “El Chapo” Guzmán, exlíder del Cártel de Sinaloa –que la semana pasada enfrentó a fuerzas federales para liberar a uno de los herederos del capo, Ovidio Guzmán–, operaron una red de empresas en los sectores inmobiliario, farmacéutico, de servicios médicos, de artículos escolares y de oficina, así como en la moda.

Los hijos mayores del primer matrimonio de Guzmán Loera, con María Alejandrina Salazar Hernández, Alejandrina Gisselle y César, crearon en 2007 Servicios Especializados en Vacunación Cegival y en 2009 JDOBLECG Construcciones, en Jalisco.

Registros de comercio y de marca, que obtuvo El Universal, indican que en 2000 también se hicieron cargo de la empresa de su familia materna, Gissell Artículos Escolares y de Oficina. Las tres firmas fueron liquidadas en 2012, cuando la primera y segunda esposas de Guzmán Loera, Salazar Hernández y Griselda López Pérez, entraron a la lista negra del Tesoro de Estados Unidos.

La empresa Don Archi, S.A. de C.V., abierta en 2018 y que maneja las marcas El Chapo.701 y Joaquín “El Chapo” Guzmán, sigue activa, pero los hijos de Guzmán Loera no aparecen como accionistas.

Sin embargo, las dos marcas, así como el nombre y apodo de Guzmán Loera –desde 2010, según el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial– en varias modalidades, así como la imagen del rostro y diversos logos, son propiedad de Alejandrina Gisselle.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here