El presidente Andrés Manuel López Obrador dijo el lunes que su Gobierno intentará detener a Ovidio Guzmán, uno de los hijos del narcotraficante Joaquín “El Chapo” Guzmán, si existe orden de aprehensión, pero sin poner en riesgo a la población.

La semana pasada, soldados detuvieron brevemente y luego liberaron en Culiacán, en Sinaloa, al joven narco, pero el gobierno decidió liberarlo argumentando que prefería privilegiar la seguridad de los habitantes y evitar una masacre.

“Nosotros no vamos nunca a optar por la guerra, por la confrontación o por el uso de la fuerza. Lo que nos importa es la vida de las personas”, dijo el presidente en su conferencia de prensa matutina.

Funcionarios de alto rango dijeron la semana pasada que sobre Ovidio Guzmán había una orden de aprehensión provisional así como una solicitud de extradición por parte de Estados Unidos. Sin afirmaron que el operativo para detenerlo formalmente falló porque la orden de captura no fue emitida a tiempo.

Fuente: Forbes

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here