Presentan el nuevo iPhone 8 y iPhone 8 Plus

0
153

Tras los nuevos iPhone 8 y iPhone 8 Plus, Apple ha cumplido con las expectativas y ha anunciado el nuevo iPhone X Edition, un modelo que cambia completamente el diseño de la familia 10 años después del primer iPhone.

Ficha técnica del iPhone X

El nuevo iPhone X es el modelo de teléfono de Apple más arriesgado y completo desde que hace ya diez años se presentará el primer iPhone. En su ficha técnica nos encontramos con numerosas novedades, giros y cambios respecto a las bases que Apple había mantenido para el iPhone en estos diez años.

Las mayores novedades las encontramos en la pantalla y el diseño, a partir de cuya revolución también cambia la manera en que Apple pretende que interaccionemos con el smartphone.

Un iPhone sin marcos … por fin

Llevamos un par de años en que el diseño de un smartphone tiene que ver casi todo con la pantalla. El iPhone se había resistido a esa corriente renovadora y revolucionaria hasta este nuevo iPhone X. Apple da varios saltos en apartados como el panel, la eliminación de marcos o la resolución, todos ellos tomando impulso una sola vez.

El nuevo iPhone X se une a Samsung o LG en la línea de diseño de smartphones donde todo el frontal es pantalla.

Apple ha tardado ni más ni menos que 10 años en ofrecer un iPhone competitivo en aprovechamiento del frontal. Le ha costado, pero este iPhone X ya asume las líneas de diseño y trabajo que Samsung o LG llevan aportando al mercado y la gama alta desde hace años.

El diseño del iPhone X se mueve alrededor de una pantalla de 5,8 pulgadas que curiosamente da lugar a un iPhone de menos altura (143 mm) y más manejable que el iPhone 8 Plus con menos diagonal. A destacar el ancho de 70 mm, y el grosor, inferior a los 8 mm.

Esto que parecía impensable en un iPhone se produce por la eliminación completa de los marcos. Todo el frontal del iPhone X es su pantalla, y el cambio respecto a modelos de iPhone anteriores es enorme si nos fijamos en los marcos superior e inferior. A tener en cuenta el diseño en forma de solapa de la pantalla en la parte superior, peculiaridad que tendrá sus pros y contras en relación con las aplicaciones y el sistema operativo.

Llega la tecnología OLED

Para lograr esta ocupación total del frontal por parte de la pantalla, Apple se ha pasado a la tecnología OLED. Este cambio es bastante relevante en tanto que la tecnología IPS y concretamente el panel del iPhone, más allá de la resolución, ha sido durante estos años la referencia en términos de fidelidad y calidad.

La nueva pantalla ha sido bautizada como Suepr Retina Display, y cuenta con una resolución de 2436×1125 píxeles para una densidad de píxeles de 458 ppp. Tiene 3D Touch, es HDR y compatible con Dolby Vision y HDR10.

Adiós al botón de inicio y el Touch ID

Como les ha pasado a Samsung o viene haciendo LG desde hace muchas generaciones, ocupar todo el frontal del smartphone con la pantalla lleva asociados sacrificios y cambios muy importantes. En el iPhone X desaparece el botón de inicio como tal y el control del terminal se basa en gestos para el control de pantallas, opciones y diferentes acciones en la interfaz de iOS 11.

Respecto a la identificación de huella tan cómoda gracias a Touch ID, desaparece. No hay traspaso a la parte trasera como han hecho todos sus rivales (o al lateral como tiene Sony). El iPhone X pasa del Touch ID y arriesga con la identificación de rostros.

El sensor facial o Face ID se sirve de sensores de infrarrojos para detectar nuestra cara desde diferentes ángulos e incluso con rasgos parcialmente ocultos. Según Apple, el reconocimiento es en 3D, lo que evitaría que una simple fotografía se usara para desbloquear el terminal. Para conseguirlo se valen de Neural Engine, tecnología integrado al chip A11, incluso identificará con gafas

Más potencia y batería con carga inalámbrica

iPhone nuevo, procesador de Apple de estreno. La máxima de la compañía se cumple a rajatabla en el nuevo iPhone X, smartphone que disfrutará del procesador A11 Bionic, un modelo desarrollado completamente por Apple y que cuenta con seis nícleos. Sin datos por ahora específicos, este procesador iría acompañado de 3 GB de memoria RAM y una GPU que por primera vez también ha sido creada por Apple completamente.

Los resultados los comprobaremos en la prueba a fondo del iPhone X, pero basándonos en las experiencias previas, no tenemos muchas dudas de que Apple seguirá disfrutando de una ventaja competitiva basada en el control de software+hardware que le da rendimiento máximo y a la altura de todos sus rivales independientemente de los números del procesador o la cantidad de memoria RAM.

Respecto a la batería, este nuevo iPhone X también ha sido el acicate para dar un paso adelante en un apartado donde en ciertos aspectos Apple se había quedado muy atrás. Si en autonomía real el iPhone ha podido mantener la competitividad gracias a la eficiencia, no ha pasado lo mismo en posibilidades de carga.

Con el iPhone X esperamos ver mejora en la autonomía gracias al uso de la tecnología OLED en la pantalla, así como por la mayor capacidad de la batería. Apple ha realizado algo parecido a lo que vimos en su Macbook y ha aprovechado casa hueco disponible en el interior del iPhone X para colocar celdas de la batería.

Más importante será ver la llegada de la carga inalámbrica al iPhone X.

Con información de: Xataca.com

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here