Perú se convirtió ayer en el primer país en prohibir el ingreso al presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, y a los integrantes de su gobierno, así como sus transferencias bancarias, en cumplimiento de los acuerdos del Grupo de Lima.

“Vamos a dirigir una comunicación esta mañana a la Superintendencia de Migraciones, con un listado de todos los miembros vinculados a la cúpula del régimen de Maduro, familiares incluidos, para que no puedan ingresar al país”, dijo el canciller peruano, Néstor Popolizio, a la radio local RPP, y añadió que la medida entrará en vigor “inmediatamente”.

El gobierno peruano entregará esa información, además, a “entidades que tienen la posibilidad de controlar todo el manejo o transferencias bancarias de este grupo”, agregó el alto funcionario.

La decisión es una de las acciones concretas que 13 países de los 14 que forman el Grupo de Lima –México no acompañó la declaración— acordaron el viernes pasado en la capital peruana, en rechazo al segundo mandato de Maduro a iniciarse este jueves. Sin embargo, el presidente Maduro advirtió ayer que hará respetar su legitimidad frente a los gobiernos que desconocen el mandato.

“El que no reconozca la legitimidad de las instituciones venezolanas le daremos su respuesta recíproca y oportuna, actuaremos con mucha firmeza”, dijo Maduro al ser interrogado sobre una declaración del jefe del Parlamento Europeo, Antonio Tajani.

Más temprano, Tajani había reiterado en Twitter que la Eurocámara no reconoce al “régimen” de Maduro, reelegido el pasado 20 de mayo en comicios boicoteados por la oposición, que los denunció como un “fraude”.

El líder venezolano acusó a Tajani de declarar “como si él fuera el virrey de América” y descargó contra el Grupo de Lima, que, con la excepción de México, lo instó el pasado viernes a no asumir un nuevo gobierno y transferir el poder al Legislativo, de mayoría opositora.

En tanto, el presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel, afirmó ayer que la independencia de América Latina y el Caribe depende en estos momentos de la posición que asuman los gobiernos de la región sobre “el derecho de Venezuela a decidir su destino” sin injerencias externas.

En su primer pronunciamiento implícito sobre el llamado del Grupo Lima a desconocer el nuevo mandato presidencial que iniciará Maduro pasado mañana, el gobernante dijo que “la soberanía de nuestros pueblos se dirime hoy en la actitud ante Venezuela”.

Díaz-Canel escribió en su cuenta en Twitter, en torno a Venezuela, que “respaldar el legítimo derecho de la hermana nación a decidir su destino es defender la dignidad de todos”.

Fuente: Milenio

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here