Keith Raniere, el líder del grupo Nxivm, fue deportado a Estados Unidos por autoridades mexicanas después de ser detenido en una lujosa villa a las afueras de Puerto Vallarta, Jalisco.

La cabeza de la supuesta organización de autoayuda era buscada por las autoridades estadounidenses por los delitos de trata de blancas y asociación delictuosa para trabajos forzados. En otoño pasado, The New York Times reveló que algunas mujeres fueron forzadas a tener sexo y marcadas como ganado con las iniciales del gurú. Vanguardia, como se le conoce a Raniere dentro de la estructura, enfrenta una condena mínima de 15 años de prisión.

Raniere, de 57 años, organizó durante dos décadas talleres de motivación y autoayuda a través la Nxivm, basada en Albany, Nueva York, pero con presencia en Canadá, México y varios países de Sudamérica. Las reuniones se llevaban a cabo a través del Executive Success Programs o ESP, como lo llaman los integrantes de la organización. Los talleres tenían la estructura de una estafa piramidal. Los participantes, llamados espians, pagaban varios miles de dólares por participar y hacerse con un manual que combinaba la filosofía ultraliberal de la escritora Ayn Rand con psicología.

En México, Emiliano Salinas Occelli, uno de los hijos del expresidente Carlos Salinas de Gortari (1988-1994), es miembro del Consejo y copropietario del capítulo mexicano de ESP. La fundación Inla’Kech, vinculada a ESP, fue una de las promotoras y organizadoras de la Caravana por la Paz con Justicia y Dignidad que viajó en 2011 por todo el país para exigir el fin de la violencia.

Fuente: El País

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here