Trabajando de cerca con científicos, empresarios y ciudadanos.

Por Staff Tiempo Digital

El pasado martes, el Centro de Ciencias de la Complejidad de la UNAM presentó un proyecto de aprovechamiento industrial y detección de esta alga desde el espacio, así como como un análisis de datos turísticos.

Entre el aprovechamiento que se le puede dar a la macro alga destaca su posible uso como fertilizante, para uso cosmético, como generador de energía y combustible, para alimento animal e incluso de uso textil.

Otro opción es en la elaboración de bloques o ladrillos que pueden ser empleados para la construcción de inmuebles ecológicamente amigables y económicamente redituables.

Sabemos que para una construcción de aproximadamente 40 metros cuadrados, se emplearían 20 toneladas de sargazo y crear 2,150 bloques de esta alga, lo que representa un alivio pues no será tratado como desperdicio, sino que se aprovechará su presencia para crear espacios y construcciones amigables con el medio ambiente”, expicó Daniel Madariaga Barrillado, experto en sustentabilidad.

La Secretaría de Ecología y Medio Ambiente de Quintana Roo, realizaron estudios a los bloques creados con sargazo y definieron que su resistencia es de entre 75 y 120 kilos, mientras que la durabilidad puede ser de hasta 120 años sin importar la región o tipo de clima en donde se utilicen.

Entidades como Tulum, Cozumel, Playa del Carmen, Akumal, Puerto Morelos, Mahahual, han tomado la batuta en este tipo de practicas sustentables, en donde se han comenzado la la construcción de viviendas y hoteles a partir del sargazo, tendencia que se espera vaya a la alza.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here