Expertos han confirmado que es necesario que el Gobierno Federal destine recursos para hacer frente a este fenómeno, a fin de evitar la contaminación ambiental.

Por Staff Tiempo Digital

El recale de sargazo incrementa los efectos del cambio climático, debido a que la descomposición del alga provoca efecto invernadero, lo que genera la emisión de contaminantes a la atmósfera, advirtió Brigitta I. van Tussenbroek, investigadora del Instituto de Ciencias del Mar y Limnología de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

La investigadora explica que las praderas de pastos marinos son ecosistemas captadores de carbono azul, y las que se sitúan en la parte costera están muriendo por el arribo de sargazo, debido a que éste último los deja sin oxígeno y luz solar.

Asimismo aclaró que el carbono azul es el dióxido de carbono (CO2) que estos ecosistemas capturan de la atmósfera para realizar su proceso de fotosíntesis, lo resguardan en sus raíces y sedimento, y expulsan dioxígeno (O2). El C02 es un gas de efecto invernadero, de modo que con su captura los pastos marinos evitan que éste se quede en la atmósfera, ayudando a reducir el calentamiento global.

De tal manera que cuando estos ecosistemas mueren, derivado de la presencia de sargazo, el carbono almacenado durante cientos de años se libera nuevamente a la atmósfera, lo que contribuye a agudizar la contaminación atmosférica.

La especialista reiteró que la macroalga representa un problema, pues en su proceso de descomposición se produce carbono orgánico y libera gas metano.

“Cuando se está descomponiendo el sargazo se liberan pequeñas partículas de abono orgánico, si no se almacena, regresa a la atmósfera como CO2 o como metano y eso incrementa el calentamiento global”, enfatizó.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here