Ahora en su planta de Ramos Arizpe, Coahuila, lo que implicó prescindir temporalmente de 415 trabajadores ante la falta de componentes automotrices provenientes de sus fábricas hermanas en Estados Unidos que se encuentran en huelga desde hace 22 días.

Ésta es la segunda planta de las que posee GM en México que entra en paro técnico, pues la primera en anunciar el paro de labores fue la manufactura en Silao, Guanajuato, durante la semana pasada.

La compañía estadounidense informó, a través de un comunicado de prensa, que la planta de ensamble de motores y transmisiones, del motor GEN V y la transmisión CVT, entró en un paro técnico parcial a partir de ayer (7 de octubre), derivado de la falta de componentes provenientes de una planta en Estados Unidos que está detenida por la huelga.

Esto significa que sólo se suspenderá a 7.5% de la población de Complejo Ramos Arizpe, puesto que la manufactura de las SUV Chevrolet Blazer y Equinox se encuentra operando de manera regular, así como la planta de motores del modelo CSS.

El domingo pasado, los trabajadores de la gigante de Detroit chocaron con los directivos de la empresa automotriz, y no aceptaron las condiciones del nuevo contrato colectivo, lo que empeoró las negociaciones.

La huelga de General Motors en Estados Unidos que lleva 23 días afecta a 33 centros de producción y 22 de distribución en todo el país, derivado de la queja en el aumento de la producción en México y que en los dos últimos años han realizado inversiones para el ensamble de unas unidades.

De acuerdo con estimaciones de especialistas en EU, las pérdidas económicas que reporta la empresa a diario son 400 millones de dólares; sin embargo, este impacto ya se trasladó al ensamble mexicano.

El paro en México ha afectado a más de 6,000 trabajadores en las plantas de Guanajuato y Coahuila, que, de no darse una solución pronta, provocará una baja en la producción y exportación de la mayor ensambladora en nuestro país.

El sindicato United Auto Workers en EU emprendió la huelga en ese país, el pasado 16 de septiembre, luego de que no se alcanzaron acuerdos tras dos meses de negociaciones entre el sindicato y el fabricante de automóviles sobre los temas de salarios, bonificaciones, seguridad laboral y pensiones.

 

Fuente: El Economista

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here