Sin duda el 19 de septiembre será una fecha de suma importancia para cada mexicano; el paralelismo que se creó a partir de los temblores de 1985 y 2017 requiere hacer una revisión minuciosa sobre lo poco que estamos preparados para los movimientos de la tierra.

Las similitudes y diferencias marcan dos eras que parecían muy lejanas, pero se encuentran muy unidas, no sólo por la fecha, sino también por una serie de trabajos estructurales que siguen teniendo fallas y descuidos, además de que la pregunta nos salta a la cabeza: ¿estamos preparados para más sismos de esta magnitud?

Estas son algunas de las similitudes y diferencias de ambos acontecimientos:

Epicentro:

Fue en el Océano Pacífico donde se registró el epicentro de hace 32 años, entre Michoacán y Guerrero.

En esta ocasión, el epicentro fue en los límites de Puebla y Morelos, a 12 kilómetros al sureste de Axochiapan, Morelos y a 120 kilómetros de la Ciudad de México.

Horario:

El terremoto de 1985 se registró pasadas las 7:00 am de la mañana, siendo la CDMX (entonces Distrito Federal) la ciudad más afectada.

En este 2017, los mexicanos despertaron para conmemorar el terremoto de hace 32 años, asistieron a la escuela y trabajo para efectuar el tradicional simulacro. A las 13:14 horas la tierra se volvió a mover, dejando a la Ciudad de México, Puebla, Morelos y Guerrero, con severas afectaciones.

Grados Richter:

El sismo de 1985 rebasa al de este año por tan un grado. El de hace 32 años fue de 8.1 Grados Richter, mientras que el de este año de 7.1

Duración:

En 1985, la duración del movimiento telúrico fue de dos minutos, por esa razón fue más devastador.

Treinta y dos años después, el terremoto duró alrededor de un minuto.

Muertes:

En 1985 se reportaron 10 mil muertes en el país; en un principio se hablaba de 6 mil fallecidos, pero la cifra subió de manera abrumadora con el paso de los días.

Hasta el momento la cifra que dejó el sismo de 2017, es de casi 400, sin embargo se prevé que este número crezca.

Comunicación:

La diferencia más abismal fue sin duda la comunicación, hace 32 años el servicio de luz dejó de funcionar y era básicamente imposible tener noticias de familiares en otros estados, situación que se agravó en el entonces Distrito Federal, por lo que el número de desaparecidos era enorme.

A pesar de que cientos de personas se quedaron incomunicadas, el servicio de internet permitió que millones de familias se reportarán, además de que la organización entre la ciudadanía se ha dado, en un gran porcentaje, mediante las redes sociales.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here