Mario Delgado es el candidato de los grupos de poder que buscan reelegirse y Porfirio Muñoz Ledo representa a la camarilla facciosa que pretende seguir con los privilegios de la burocracia partidista y ambos representan continuidad, afirmó en San Luis Potosí el aspirante a la presidencia del Comité Ejecutivo Nacional (CEN) de Morena, Gibrán Ramírez Reyes.

En conferencia de prensa en la capital potosina previo a un encuentro con la militancia morenista, señaló que de acuerdo a las encuestas que ha visto la lucha por la dirigencia está entre ellos tres y que están muy cerca en las preferencias.

“Me diferencia de Mario que él es el candidato del poder, de los entramados locales del poder y esa es una condición no es un ataque, él pacta con todos los diputados porque sienten que se van a reelegir con él, con senadores, diputados locales, son los que lo arropan en cada lugar que se presenta”, indicó.
Sostuvo que el coordinador del Grupo Parlamentario de Morena en San Lázaro debería concentrarse en su trabajo actual de conducir en el complejo periodo de sesiones a la “bancada más poderosa de la historia del pluralismo mexicano.

Sobre Porfirio Muñoz Ledo aseveró que tan es el candidato de la camarilla dirigente y de la burocracia partidista, que utilizaron medios y sitios oficiales de Morena para presentarlo en una reunión con la dirigencia nacional.

“Si triunfara una candidatura de camarilla, de facción como la de don Porfirio, lo que haríamos sería regresar al pasado en el sentido de que habría una corriente hegemónica y otras más o menos subordinadas a las que se intentaría calmar dándoles puestos en el CEN, presupuestos, concesiones en los estados y candidaturas o sea con perredismo y no es casual, don Porfirio ya presidió al PRI que se echó a perder, al PRD que también se echó a perder, estuvo en el gobierno de (Miguel) Mancera que también se echó a perder”, enfatizó.

Gibrán Ramírez llamó a recuperar la credibilidad perdida en Morena y se pronunció por denunciar ante la Fiscalía General de la República a quienes arribaron a espacios de poder por Morena y tengan indicios de corrupción graves.

Dijo que Morena puede ganar con la inercia pragmática del 2018 de juntar jefaturas políticas regionales, pero que en ello seguirá perdiendo credibilidad si deja repetir a gente que ha gobernado mal, además de sembrar traición a futuro como sucedió con aliados incómodos que terminaron por darle la espalda a Lula en su momento en Brasil o a Rafael Correa en Ecuador o a Evo Morales en Bolivia.

“Blindar a Morena significa reorientar el sentido de las candidaturas externas ¿Cómo te cuidas que no te caiga Lily Téllez? Busca candidaturas no en las pantallas de televisión sino en las luchas por el territorio. ¿Cómo te cuidas de que no te caiga un Cuauhtémoc Blanco? Busca entre los movimientos sindicales democráticos y no entre los ex futbolistas, aunque tengan mucho conocimiento”, expuso.

Publicado en http://elexpres.com/2015/nota.php?story_id=237657

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here