Zoé Robledo Aburto, titular del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), señaló que hay una “opinión favorable” en torno al caso de Gibrán Ramírez, quien es señalado por malos manejos de recursos de la Conferencia Interamericana de Seguridad Social (CISS). No obstante solicitará a la auditoría externa haga pública su licitación.

Lo anterior luego de que Gibrán Ramírez fuera cuestionado en la columna de Hernán Gómez Bruera, analista político y profesor-investigador del Instituto Mora, en el artículo “Las dudas sobre la candidatura de Gibrán”, publicado en El Heraldo de México, sobre su gestión como secretario general del CISS.

Como recordó Zoé Robledo este sábado desde Palacio Nacional, Ramírez pidió licencia de su cargo -el 27 de agosto y sin goce de sueldo- para poder postularse como aspirante a la dirigencia nacional de Morena, en donde competirá por los votos con otros miembros del partido como Porfirio Muñoz Ledo y Yeidckol Polevnsky, entre otros.

Cabe recordar que el CISS fue fundado en 1942 y es un organismo internacional técnico especializado de carácter permanente, que tiene el objetivo de fomentar el desarrollo de la protección y seguridad social en América, y desde 1952 México es la sede de la CISS, por lo que le corresponde el pago de la cuota de Miembro Titular. Para el periodo que va del 2019 a 2022, Gibrán Ramírez fue nombrado secretario general.

De tal modo, Robledo señaló que hay diferentes instituciones que aportan dinero al CISS; sin embargo la cantidad más fuerte proviene del IMSS.

A través de una gráfica explicó que desde 2007 la institución ha aportado en promedio entre 4.1 y 4.6 millones de dólares, y que en el año en curso hubo una reducción del 19.5 por ciento, es decir, solo se dieron 3.7 millones de dólares. Mientras que para el 2021 la cuota aplicable no se ha determinado ya que se está buscando una reconfiguración de todos los países miembros, pues México, al ser sede del CISS aporta una mayor cantidad, además de que se está revisando si dicha aportación deja de ser en dólares.

Robledo Aburto detalló que el ejercicio de rendición de cuentas de un organismo internacional es responsabilidad de sus propias autoridades, en el caso del CISS, de su Secretaría General, y como tal el IMSS no tiene ninguna intervención en ella pese a que México es la sede.

“El Artículo 51 de los estatutos establece quiénes son las autoridades fiscalizadoras: la primera es la propia asamblea general, porque se plantea que debe de haber un sistema integral de auditoría interna y la segunda es el comité permanente en donde se están periódicamente llevando los informes financieros y presupuestarios; una más es una auditoría externa periódica e internacional, cabe decir que la CISS tiene su propia contraloría. La contraloría en este momento la tiene el maestro Eduard del Villar Liranzo de República Dominicana (…) ya que el secretario y el contralor no pueden ser de la misma nacionalidad”, detalló el titular del IMSS.

En tanto, dijo que en la auditoría externa realizada en el mes de julio por la empresa Gossler SC, miembro de Crowe Global, un consorcio de nivel mundial especializado en el ramo, dio una opinión favorable sobre el uso de los recursos y finanzas en torno a Gilbrán Ramírez, por lo que le han solicitado que dicha información se haga pública y cualquiera pueda verla en la página de la CISS.

Por otro lado, Robledo Aburto señaló que en virtud de que no haya lugar a dudas y se esclarezcan las acusaciones, solicitará al Comité permanente de la CISS que también se pronuncie sobre el manejo financiero de los recursos aportados por todas las instituciones miembros de Conferencia.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here