Entre enero y septiembre, Grupo Financiero Inbursa, propiedad de Carlos Slim, ha cerrado 64 sucursales y tiene 590 empleados menos respecto del cierre de junio. Además, también registró una disminución de 500 mil clientes, respecto al segundo trimestre del año, para cerrar el tercer trimestre con 12 millones de clientes.

A pesar de ello, reportó utilidades por un monto de ocho mil 622 millones de pesos, lo que representó un incremento de 2 por ciento en comparación al mismo periodo del año pasado, cuando alcanzó una cifra de 8 mil 485 millones de pesos.

De acuerdo con el reporte de resultados correspondiente al tercer trimestre del año, dicho resultado es debido a “un sólido desempeño operativo, mayores reservas de riesgo crediticio y pérdidas relacionadas con el mercado”.

Inbursa precisó que las utilidades obtenidas solamente entre julio y septiembre fueron por dos mil 508 millones de pesos, lo que representó una contracción de 5 por ciento con respecto a los dos mil 652 millones reportados en ese mismo periodo pero del año previo.

Si se compara con el trimestre previo de este año (abril a junio), las utilidades tuvieron una contracción de 27 por ciento.

La empresa apuntó que las reestructuras hechas a clientes hasta septiembre fueron por un monto siete mil 378 millones de pesos. Resaltó que 80 por ciento se hicieron con esquemas de pago mientras que 20 por ciento restante son con pagos diferidos.

En este trimestre, el grupo financiero ha decidido no pagar dividendos a sus inversionistas, agregó.

Asimismo, aclaró que en este periodo del año crearon reservas crediticias por un monto de dos mil 348 millones de pesos, lo que significó un incremento de 14 por ciento con relación a los dos mil 65 millones reportados en el tercer trimestre del año pasado.

Inbursa expuso que la cartera de crédito total, hasta septiembre, se situó en 234 mil 806 millones de pesos, lo que representó una contracción de 8 por ciento con respecto a los 256 mil 590 millones obtenidos el año previo.

Así, la cartera vencida fue por 6 mil 849 millones de pesos hasta septiembre, monto que representa 2.9 por ciento del portafolio total.

No ha aprovechado ninguna ventaja contable regulatoria para diferir los pagos de reestructuraciones de clientes, por lo que los préstamos en morosidad, las provisiones y las cancelaciones se contabilizan como de costumbre, añadió.

Si se tomaran en consideración los principios contables especiales regulatorios, las cifras de Inbursa hubieran sido las siguientes: la cartera vencida hubiese sido por cuatro mil 594 millones de pesos por lo que el índice de morosidad hubiese sido de 1.9 por ciento.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here