Las mujeres nos estamos adueñando del box, afirma Montse “Raya” Alarcón

0
15

Por Eleazar Ramos Villaseñor 

México, 7 Mar (Notimex)- Montserrat “Raya” Alarcón es una deportista que desde temprana edad descubrió que el boxeo sería la profesión que la llevaría a cumplir sus sueños.

Bastó a la mexiquense pisar un día un gimnasio para saber que sería una boxeadora que se entusiasma con los gritos de apoyo de la gente, eso hace que la adrenalina corra por su cuerpo.

Consciente de que esa disciplina es un mundo dominado por los hombres, ello no ha sido obstáculo para salir adelante y poco a poco sortear obstáculos y contrincantes.

En entrevista con Notimex en el marco del Día Internacional de la Mujer, mañana 8 de marzo, aseguró que su meta está bien trazada: lograr un campeonato mundial en su categoría y si es en Japón, mucho mejor.

“Soy la actual campeona nacional de peso paja y me siento orgullosa de poseer el cinturón, pues representa años de esfuerzo, dedicación y disciplina en un deporte que es mi máximo, como el boxeo”, comentó la joven, que este 7 de marzo cumple 23 años.

Montse, como le gusta que le digan, mide 1.49 metros de estatura y es frágil en apariencia, delgada, pero con mucha garra.

La deportista compartió que en la actualidad ya no está mal visto que una mujer se dedique al boxeo y desde que pisó un gimnasio supo que el pugilismo sería su destino.

“Mucha gente dice actualmente que el box es un deporte sólo para hombres, por lo rudo, pero no, hoy en día las mujeres hemos roto muchos esquemas y podría decirse que nos estamos adueñando de este deporte.

“La verdad me siento afortunada de que nunca fui rechazada, discriminada o mal vista por mi condición de mujer”.

Recordó que a los 13 años pisó por vez primera un gimnasio de box, gracias a que sus hermanos la llevaron a entrenar con ellos.

“Tengo dos hermanos; mi abuelito materno entrenaba al mayor para que fuera boxeador y cuando él falleció, mi hermano se metió al gimnasio para seguir preparándose”.

Dijo que en lo que a ella concierne nunca le llamó la atención seguir los pasos de su mamá, quien es estilista.

“Un día me fui a entrenar con mi hermano y me gustó tanto, que al mes tuve mi primera pelea y ¡la gané! Fue algo muy padre: la gente, los aplausos, la adrenalina y fue cuando dije: ‘¡Yo soy de aquí!’”

Pero el camino no fue fácil y a pesar de que al principio los triunfos fueron pocos, Montse no quitó el dedo del renglón y paso a paso, con disciplina, el apoyo de su familia y de un buen entrenador, ha ido escalando peldaños.

Actualmente es la campeona nacional de peso paja, pero este apenas es un round a su favor.

“Luego de esa pelea siguieron cinco más, que perdí, y lloraba mucho, tanto que hasta pensé en retirarme y dejar de ir a entrenar”. Sin embargo no pudo dejar el box, su entrenador le recomendó inscribirse en un torneo estatal.

“Participé en dos peleas, las gané, pasé a la final y la gané. De ahí en 2008 me fui al torneo nacional y lo gané, y ya no he vuelto a perder”.

Compartió que luego de esto ha tenido más de 50 peleas en el terreno amateur, porque por la edad no podía pelear como profesional.

“En varios torneos nacionales no cumplía con la edad, pues los requisitos para participar era de 16 años en adelante, y yo tenía menos, así que en un par de ocasiones tuvimos que hacer chanchullo para que pudiera pelear”, confiesa.

Fue en 2012 cuando debutó en el box profesional y en 2015 logró el título nacional de peso paja, el 25 de marzo en Monterrey, Nuevo León.

Sobre el trato o las dificultades que ha enfrentado en los gimnasios, arenas o auditorios donde se ha presentado, Montserrat “Raya” Alarcón se sinceró y dijo que afortunadamente no ha tenido problema.

“Desde que me vieron entrenar con mis hermanos, pues creo que ahí paró todo. En ese sentido nunca he tenido problemas y desde que comencé ya había otras mujeres, hay respeto… A lo mejor cuando iba a pelear, pues me tenía que vestir en el mismo vestidor de los hombres, verlos en bóxers cambiándose y al principio me daba pena, pero ya después se acostumbra uno a eso”.

Sin embargo confesó que tal vez con lo que más ha batallado es que en lo económico, pues a ellas no se les paga como a los hombres.

“Creo que en lo que más hemos sufrido es en la cuestión de que no se nos da un lugar respetable en cuanto a lo económico, en comparación de los hombres, a pesar de que ya muchas somos estelares y la verdad no cobramos ni 50 por ciento de lo que cobran ellos”, lamentó.

También, señaló, en ocasiones hay más envidias con otras mujeres que con los hombres. “Como en todo, creo que en este medio hay muchas envidias, no les gusta que vayas subiendo o triunfando, pero personalmente esto no me afecta.

“Esto es un deporte, arriba del ring tengo rivales, pero abajo yo saludo a todas hasta de beso, no tengo rivales abajo del ring, a pesar de que he recibido insultos de la familia de algunas oponentes. Pero, por otro lado, me he hecho muy amiga de otras chicas a quienes les he ganado”.

Sobre el tema de la vanidad femenina, pues hay quien asegura que para ser boxeador o boxeadora no se puede tener un rostro bello por los golpes que recibirán, expresó:

“Soy muy vanidosa, tengo 23 años y me gusta pintarme, arreglarme y sentirme bonita, y cuando subo al ring me gusta ir bonita, combinada, siempre subo con un moñito que combine con mi faldita o mi top; pero cuando estoy entrenando, nada de maquillaje”.

Respecto a los golpes en la cara, indicó que no le han afectado para nada. “No me afecta que la gente me llegue a ver con un ojo morado o la vez que me abrieron el párpado y me tuvieron que poner ocho puntadas y toda hinchada, pero no pasa nada, esto no me afecta, son huellas de la batalla”.

Sobre cómo le va en el amor a una campeona de box afirmó que en ese terreno no tiene complicaciones y los galanes no se asustan cuando les dice a qué se dedica.

“En ese aspecto todo está bien, no se asustan. Al contrario, a muchos les llama más la atención que uno sea ruda. Ahorita estoy soltera y enfocada en lo que quiero que es seguir escalando peldaños en el box y en eso estoy concentrada, y la cima de esos peldaños es precisamente llegar al título mundial de peso paja.

“Ese es mi sueño, quiero ser campeona mundial y conocer Japón, pues es un país donde se pelea mucho en los pesos mínimos, pero para llegar a esto debo ir pasito a pasito y disfrutar el momento”.

Señaló que va sin prisa, orgullosa disfruta su título, y sostuvo que toda mujer que tenga sueños los puede lograr, a pesar de todos los obstáculos que se puedan encontrar en el camino.

“Existen muchos factores externos que nos impiden lograr nuestras metas y sueños. En mi caso esto no ha sido un trabajo sólo mío, porque muchas chicas a veces no tienen el apoyo ni de la familia, ni el económico y esto pesa mucho y yo gracias a Dios tengo el apoyo de mi familia”, refirió.

Admitió que “se sufre al principio y han llegado a ella grandes personas como mi patrocinador y entrenador Agustín Vázquez, o Alejandra Santiago, una fotógrafa que es mi amiga y todos ellos comparten conmigo el hambre que tengo de triunfar”.

Por tal motivo le envió a un mensaje a todas esas chicas que, como ella, sueñan con triunfar en la vida.

“Lo único que les digo es que luchen por sus metas y sus sueños. Si creen en Dios, acérquense a Él, pues Él se da cuenta de todo el esfuerzo que uno hace y siempre manda la recompensa. No hay que darnos por vencidas por más golpes que uno reciba, porque cuando se superan esos obstáculos, los frutos que se recogen saben increíbles”.

Montserrat continúa su preparación, pues el 25 de marzo volverá a los encordados en una pelea a ocho rounds en Guadalajara, Jalisco.

NTX/ERV/IAM/MUJER17

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here