Guillermo García Alcocer renunció a su cargo como comisionado presidente de la Comisión Reguladora de Energía (CRE).

A través de la cuenta de Twitter @CRE_Mexico se compartió la carta de renuncia de Alcocer, en la que expuso: “Después de tres años de haber ocupado la posición que ha implicado los mayores retos y satisfacciones de mi carrera profesional, he decidido separarme del cargo de Comisionado Presidente de la CRE a partir del quince de junio de 2019”.

Indicó que “durante el último cuarto de siglo, la Comisión Reguladora de Energía (CRE) se ha posicionado como una institución esencial del sector energético nacional”.

Hizo referencia a que “la Comisión pasó de ser una oficina de apoyo técnico de la Secretaría de Energía en 1993, a una dependencia en pleno ejercicio de sus facultades en 2019”.

Se dijo satisfecho de haber cumplido con objetivos que hace pocos años parecían inalcanzables en el sector energía, y orgulloso de la capacidad, integridad, honestidad, fraternidad y patriotismo de la familia CRE; además, agradeció a todas las personas que trabajaron en la Comisión durante mi gestión.

Con mi salida quiero permitir que el sector se siga desarrollando, con los ajustes que se requieran a partir de esta nueva visión para que se alcance el objetivo común: un sector energético dinámico, con participantes públicos y privados, que siente la base para el desarrollo nacional. Por eso le pido a todos los colaboradores que brinden su apoyo para alcanzar los objetivos regulatorios, sin sacrificar la solvencia técnica que ha caracterizado a la CRE por 25 años, siempre en apego al marco legal vigente”.

García Alcocer precisó que la CRE pudo elevar en tres años el debate sobre los riesgos sectoriales que se enfrentaron, con base en una perspectiva técnica y sustentada.

La labor del regulador es advertir sobre los riesgos y que quien deba tomar las decisiones de política pública cuente con información precisa y oportuna, lo mismo en materia energética y de mejora regulatoria, que en el marco de iniciativas de ley analizándose en el Congreso. Es por ello que el ejercicio de la autonomía institucional con base en criterios técnicos debería ser parte del debate que enriquece la vida pública”.

Y agrego:

Al entender la autonomía como la más alta responsabilidad, la Comisión ha tendido puentes con actores e instituciones clave de la presente administración. Así, se ha establecido una relación cotidiana de trabajo en distintos frentes como son el seguimiento de precios de los energéticos y el combate al robo de combustibles. En paralelo, se aportaron elementos relevantes para la elaboración del Plan Nacional de Desarrollo 2019-2024”.

Señaló que el marco constitucional y legal aprobado entre 2013 y 2014 implicó una transformación de fondo para la Comisión, mediante la cual se cuadruplicaron sus atribuciones, y su base de regulados creció de aproximadamente 1,000 a más de 22,000. “Para enfrentar este desafío, llevamos a cabo una reingeniería institucional sin precedentes, tras la cual replanteamos –de manera abierta y colaborativa– el propósito, estructura y rumbo de la organización”.

Información:Excelsior

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here