El Instituto Nacional de la Salud Pública (INSP) llegó a la conclusión preliminar de que la mortalidad de la enfermedad COVID-19 incrementa su letalidad hasta en un 8% por cada microgramo por metro cúbico de partículas suspendidas, de acuerdo con los reportes del diario Excélsior.

El medio informó que la institución trabaja en el análisis de la posible relación entre la contaminación crónica, la contaminación aguda y las muertes por una infección del virus SARS-CoV-2 en México, incluidos los territorios de Tula, Salamanca, Mexicali, Monterrey, Toluca y CDMX, los más contaminados.

Horacio Riojas, investigador, reveló a la periodista Laura Toribio del medio de comunicación nacional que las enfermedades bacteriales o virales pueden ser más graves por la debilitación del sistema de defensa por la contaminación del aire.

Además, agregó que son pocas las ciudades que actualmente cumplen con las normas de calidad del aire que recomienda la Organización Mundial de la Salud, incluso las Normas Oficiales Mexicanas.

Y este fenómeno, aseguró, se puede observar claramente alrededor del mundo, donde las ciudad con más alta tasa de mortalidad, son también las de mayores niveles de contaminación; la situación, entonces, no es exclusiva del territorio nacional.

Por último, dijo a Excélsior, México debería continuar con medidas de prevención de la salud como lo es la disminución de la circulación y la movilidad a nivel nacional, para así reducir considerablemente la emisión de contaminantes o, por otra parte, la exposición del mexicano a ello.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here